La fábrica alimentaria del futuro

La digitalización contextualizada de la información y su análisis posterior para la toma de decisiones, es uno de los pilares clave en la transformación de la industria alimentaria. 

Contextualización

En primer lugar, para poder hablar de fábrica alimentaria del futuro, tenemos que poner en contexto qué es lo que consideramos presente y futuro.

De modo general, vamos a considerar que la mayoría de las empresas alimentarias gallegas ya tienen un sistema ERP con el que gestionan sus procesos de negocio. El futuro próximo, que para algunas empresas ya es el presente, es la etapa de analítica de esos datos de fábrica en tiempo real. Para esta fase es requisito imprescindible una contextualización de todos los datos de la fase anterior, y un proceso de madurez que permita gestionar los procesos mediante KPI (indicadores clave de proceso) que nos orienten en la toma de decisiones. 

Desde nuestro punto de vista, y centrado en la gestión de la información, vemos dos etapas diferenciadas. Una primera etapa de visualización y navegabilidad total en tiempo real e histórica a través de todos los procesos de nuestra planta, y una segunda fase orientada a la simulación de todos esos procesos para evaluar diferentes alternativas y ayudarnos en la toma de decisiones. 

Funcionalidades

Desde el punto de vista de la fabricación, el ERP debe ser como mínimo un contenedor donde poder integrar los datos del sistema de gestión de planta con el objetivo de poner precio a esa información y obtener los costes de fabricación de cada orden. Para ello necesitaremos los productos con sus listas de materiales, un proceso de transformación, una trazabilidad integral desde la compra a la venta y capacidad para poder integrarnos con otros sistemas. 

La parte de cálculo de KPI de productividad, generalmente la OEE, es la funcionalidad más extendida en los sistemas MES. Incluye principalmente el control de tiempos y unidades fabricadas, la categorización de paradas y los indicadores de productividad. 

La tendencia es aprovechar esos interfaces que ya tenemos en la línea de fabricación para completar la gestión de la producción, permitiendo al operador consumir los materiales, hacer el fichaje en puesto, reportar sus notas o comentarios, realizar sus autocontroles y poder acceder a la documentación electrónica asociada a dicha orden de fabricación. 

La clave es poder contextualizar todos los datos en origen y a la vez darle feedback al operador de como se está desarrollando el proceso, de modo que pueda tomar decisiones en el transcurso de la orden. 

Una vez que nuestro sistema MES-MOM alcanza su funcionalidad básica, los siguientes pasos serán la incorporación de módulos específicos como el de calidad o mantenimiento que llevan estas tareas un paso más allá agilizando el trabajo en planta y obteniendo información en tiempo real para una mejor toma de decisiones. 

También es importante contar con un bloque de analytics que nos permitirá obtener informes asociados a la información obtenida en todos los pasos anteriores y orientados a la decisión operativa ágil. La siguiente funcionalidad es la analítica avanzada, pensada para analizar períodos de tiempo elevados que nos permite el acceso a una serie de indicadores avanzados que incluyan cálculos estadísticos que nos permitan ver de forma accesible relaciones entre las diferentes variables. 

El siguiente bloque es el gemelo digital. El planteamiento aquí en poder diseñar directamente el flujo en la herramienta, conectando los diferentes inputs y procesos, y además poder ver en tiempo real en que etapa del flujo estamos y las condiciones que nos permiten o no avanzar. 

Por último, llegamos a la simulación, identificada generalmente con la planificación y secuenciación de producción. En este apartado es clave disponer de la información en tiempo real para una planificación dinámica que sea capaz de responder ante las incidencias de fabricación, por lo que no se debe confundir con las herramientas de planificación (APS) integradas normalmente con el ERP y cuyo objetivo es hacer una planificación mensual o semanal basada en la demanda. 

Como conclusión final, estamos convencidos de que la industria alimentaria es y debe seguir siendo nuestro futuro y para que así sea la digitalización es el camino 

En ASM Soft llevamos más de 30 años desarrollando proyectos de software en múltiples sectores y somos expertos en la implantación de sistemas de gestión empresarial (ERP) y Business Intelligence. Es por esto que si estáis pensando en dar el salto tecnológico de Navision a Business Central para poder disfrutar de estas y muchas más ventajas, os animamos a contactar con nosotros y ver como aprovechar toda nuestra experiencia y capacidad para dar el paso de la mejor forma posible y poder así crecer y mejorar en el día a día.